Colección Roberto Montenegro

En la reconstrucción social suscitada por la revolución de 1910, la cultura y el arte se vieron fortalecidos por el patriotismo postrevolucionario que volcó su mirada hacia el acervo cultural mexicano, especialmente la herencia prehispánica y el arte popular. Roberto Montenegro surge como figura esencial para la regeneración social y cultural, por lo que, para la inauguración del Palacio de Bellas Artes en 1934, el pintor se encargó de seleccionar las piezas que conformarían el Museo de Arte Popular, hoy conocido como la Colección de Arte Popular Roberto Montenegro.